Desechos del café convertidos en energía limpia

El producto de los desechos es un biogás capaz de ser utilizado para producir energía eléctrica mediante turbinas o plantas generadoras a gas, en hornos, estufas, secadores, calderas u otros sistemas de combustión a gas.

El manejo integral de desechos es un dolor de cabeza en cualquier sector e industria en el mundo entero. De ahí que diferentes productores de café alrededor del mundo están haciendo lo propio al convertir sus desechos en energía limpia, con base en estudios científicos que dan cuenta del alto poder calorífico de los desperdicios convertidos en biomasa.

Por ejemplo, un grupo de alumnos de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), en México, trabaja en el desarrollo de un proyecto que contempla el uso de los residuos de café como biocombustible sólido.

El proyecto de los estudiantes de la carrera de Ingeniería en Ciencias Renovables, además de ser una estrategia de manejo de residuos, representa una oportunidad energética para los productores de diferentes regiones.

En concreto, en Nicaragua, se ha apostado por sistemas de tratamiento de aguas residuales para  café y plantas para el manejo de desechos sólido en ocho fincas de café de diferentes tamaños, con el proyecto Energía y Manejo Sostenible de Desechos del Café, promovido por UTZ Certified.

Un reporte de la publicación especializada Energía Limpia XXI señala que el proyecto comenzó en 2010 con el objetivo de abordar los problemas ambientales y sanitarios provocados por las aguas residuales del procesamiento del café, demostrando que es posible generar biogás, mitigar las causas del cambio climático y proteger los recursos hídricos mediante el tratamiento de los vertidos de las moliendas de café. 

El biogás es un gas combustible que se genera en medios naturales o en dispositivos específicos, por las reacciones de biodegradación de la materia orgánica, mediante la acción de microorganismo y otros factores, en ausencia de oxígeno.

La producción de biogás por descomposición anaeróbica es un modo considerado útil para tratar residuos biodegradables, ya que produce un combustible de valor.

Este gas se puede utilizar para producir energía eléctrica mediante turbinas o plantas generadoras a gas, en hornos, estufas, secadores, calderas u otros sistemas de combustión a gas. De esta manera se aprovechan los desechos, se protege al medio ambiente y se logra la eficiencia energética.