Más árboles en zonas urbanas hacen ciudades más sanas

Según la web Treepedia, las ciudades de Tampa (en Florida, Estados Unidos) y Singapur son las dos urbes con mayor superficie arbolada del planeta, un 36,1% y un 29,3%, respectivamente.

No cabe duda que más árboles en las zonas urbanas hacen ciudades más sanas para sus habitantes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), por ejemplo, calcula que se necesita, al ­menos, un árbol por cada tres ­habitantes para respirar un mejor aire en las ciudades y un mínimo de entre 10 y 15 metros cuadrados de zona verde por cada habitante.

La vegetación también influye sobre la temperatura de las ciudades, lo que se traduce en ahorros de energía.

Según estudios y aplicaciones reconocidos en arquitectura, la vegetación ayuda a reducir lo que se conoce como efecto isla de calor, que se origina en zonas muy edificadas, y en las superficies de los edificios actúa como un excelente aislante térmico y acústico.

Esto se debe al efecto evaporativo de las plantas y árboles y, por otro lado, los árboles actúan como cortavientos, lo que siempre viene bien para ahorrar calefacción en invierno, en países fríos.

La plantación de árboles y la creación de zonas verdes de manera estratégica puede reducir la temperatura del aire en las zonas cercanas entre dos y ocho grados, de acuerdo con un estudio sobre la regulación de la temperatura en masas forestales urbanas realizado por la Forestry Commission, del Reino Unido. En cuanto al interior de los edificios, los ahorros que suponen las superficies verdes, ya sean cubiertas o fachadas, puede llegar a ser del 30% en aire acondicionado y de entre el 20% y el 50% en calefacción.

Las zonas arboladas y ajardinadas también ofrecen un mayor atractivo a las urbes, lo que contribuye a aumentar el valor de las propiedades inmuebles en un 20% y ayuda a captar turistas y talento. Además de más atractivas, las ciudades con más vegetación son más seguras. Los árboles maduros regulan el flujo del agua y desempeñan un papel clave en la prevención de inundaciones y en la reducción de riesgos de desastres naturales. Un árbol maduro de hoja verde permanente, por ejemplo, puede captar más de 15.000 litros de agua al año.

Aparte, como si fuera poco, la propia existencia y buena conservación de los parques y jardines origina puestos de trabajo, entre directos e indirectos. Personal para su gestión y mantenimiento, pero también empresas que ofrezcan servicios y soluciones relacionadas, como por ejemplo de riego.

Según la Treepedia, las ciudades de Tampa (en Florida, Estados Unidos) y Singapur son las dos urbes con mayor superficie arbolada del planeta, con un 36,1% y un 29,3%, respectivamente. Oslo, con un 28,8%, completa el Top 3. La Treepedia es un proyecto desarrollado por un equipo de científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, en inglés) que utiliza los datos de Google Street View para cuantificar el número de árboles en una ciudad. Actualmente recoge datos de 27 grandes urbes.